CARTA DE LA HIJA DE BISCET AL PRESIDENTE OBAMA

martes, 2 de noviembre de 2010

CARTA DE LA HIJA DE BISCET AL PRESIDENTE OBAMA

(11-1-10-10:45AM)
Señor Presidente Obama:

Me dirijo a usted en nombre de mi padre, el Dr. Oscar Elías Biscet, preso político en Cuba desde Noviembre de 1999 quien desde esa fecha ha disfrutado solamente de 36 días de libertad. Por este medio estoy solicitándole una oportunidad de reunirme con Usted para que pueda hablarle acerca de este gran hombre y de su lucha por una Cuba libre. Le imploro añada el prestigio de su oficina y el suyo propio a la campaña pidiendo su liberación incondicional. Como hija, podría darle una letanía de razones por las que el Dr. Biscet es merecedor de su atención. En su lugar, he de señalar la manera en que otros lo han reconocido:

Amnistía Internacional lo ha declarado un preso "de conciencia.Y su predecesor en la oficina oval, el presidente George W. Bush le otorgó en el año 2007 la más alta condecoración Presidencial de la nación a un ciudadano civil, La Medalla de la Libertad, expresando en ese momento que "su ejemplo es una reprensión a a los tiranos y a la policía secreta de un régimen cuyo tiempo esta finalizando."

Muchos lo han comparado con el norteamericano Martín Luther King Jr. Mi padre, le aseguro es demasiado humilde para reconocer estas comparaciones, pero las merece.

Encarcelado como tantos otros debido a su oposición a la dictadura del régimen de Fidel Castro y a su fé en la libertad, los derechos humanos y sus compañeros cubanos, mi padre ha sido injustamente privado de su propia libertad por la mayor parte de los últimos 11 años.

Mi padre ha sido un oponente dedicado y apasionado a la dictadura de Castro durante casi 25 años. Siguiendo los principios de la no violencia para impugnar al régimen en sus reportes de salud, el tratamiento a los prisioneros políticos y otros frentes; Él ha inspirado a muchos en Cuba y en el exilio para unírsele en su lucha.

En respuesta, el régimen lo detuvo en noviembre de 1999 para luego condenarlo a 3 años de prisión por los delitos que denominaron: "deshonra a los símbolos nacionales" - es decir, mostrar la bandera cubana al revés - "desorden público", e "Incitar al comportamiento delictivo".

Mi padre terminó su condena a finales de 2002, pero sólo 36 días después fué nuevamente detenido mientras se preparaba para reunirse con un grupo de activistas de derechos humanos.

Después de varios meses en la cárcel, fue acusado formalmente de ser una amenaza para la seguridad del Estado como parte de la operación represiva contra los disidentes cubanos conocida como "primavera negra" en el año 2003. Fué condenado a 25 años de prisión.

Recientemente, 39 presos políticos que fueron encarcelados durante la misma operación represiva, han sido puestos en libertad y llevados al exilio en España o en Chile, bajo los términos de un acuerdo alcanzado entre el gobierno español, la Iglesia Católica y el régimen de Castro. Mi padre respeta esta decisión de salir de Cuba a cambio de la liberación, pero él sigue en la cárcel porque se niega a aceptar los términos de ese acuerdo.

En el "Gulag" de Castro, mi padre ha sufrido horrores indecibles y torturas. Su consuelo, su fuerza, su supervivencia, han venido de su fé en Dios y de su inquebrantable compromiso con sus principios. Incluso en la cárcel, es uno de los hombres más libres de toda Cuba. Esta es la razón por la que para él, ninguna condición es aceptable. No aceptará ningún tipo de libertad condicional o limitada que posibilite al régimen el enviarle nuevamente a la cárcel y nunca aceptará el exilio forzoso en España o cualquier otro lugar. Él, no abandonará el país que ama.

Extraño terriblemente a mi padre, temo por su salud y por su seguridad, pero apoyo su posición, su resistencia continuada a la tiranía y su firme compromiso con la libertad y los derechos humanos para todos los cubanos.

Por favor, señor Presidente, acompanenos en esta lucha y hágalo públicamente, para que su apoyo contribuya a que toda la gente del mundo conozca de esta injusticia.

Winnie Biscet

0 comments

Publicar un comentario